sígueme en

COVID-19 y su impacto en el turismo

Esto es innegable, el turismo se posiciona como uno de los sectores más golpeados por el COVID-19 y posterior recesión económica mundial, los análisis indican que las personas optarán por servicios y artículos de primera necesidad frente a la incertidumbre y temor originada por la pandemia. ¿Son los viajes un bien necesario para regresar a la “normalidad”?

Frente a este nuevo contexto la OMT (Organización Mundial del Turismo) preparó algunos recomendaciones para enfrentar y mitigar en parte el impacto de esta crisis mundial, en una industria que venía en crecimiento sostenido durante los últimos años.

“Estas recomendaciones específicas proporcionan a los países una lista de posibles medidas para ayudar a nuestro sector a mantener el empleo y apoyar a las empresas en riesgo en este preciso momento. Mitigar el impacto en el empleo y la liquidez, proteger a los más vulnerables y prepararse para la recuperación deben ser nuestras prioridades clave”

Zurab Pololikashvili, Secretario General de la OMT

Por el contexto de crecimiento actual que tenía la industria, se proyecta una reducción entre el 20% y 30% de turistas internacionales en el mundo lo que en proyección significa que se perdería el valor de entre cinco y siete años de crecimiento. Poniendo estos datos en contexto, la OMT observa que en 2009, tras la crisis económica mundial, las llegadas de turistas internacionales se redujeron un 4%, mientras que el brote de SRAS llevó a un declive de tan sol o el 0,4% en 2003. Sin tapujos, esta es la peor crisis que enfrenta la industria del turismo en la historia.

23 recomendaciones para actuar

Con el hashtag #viajamañana como bandera de comunicación se lanzó el documento de la OMT que apunta a tomarse las cosas con calma, pero ser inteligentes en cómo afrontar la crisis.

Quizás escuchamos mucho hablar sobre empresas, industria, aerolíneas y grandes corporaciones lo que nos hace de alguna forma “deshumanizar” una industria en que su principal capital es el humano. Dueños y trabajadores de hostales, choferes de transporte de turismo, sobrecargos y personal terrestre que operan para aerolíneas y empresas de buses urbanos, restaurantes y sus meseros entre muchos otros son parte de la gran cadena a la que impacta esta recesión dentro del turismo.

No solo serán aerolíneas, grandes cadenas de hoteles o cruceros que pueden sucumbir económicamente, sino que son miles de empleos y personas que quedarán sin trabajo o verán reducidos a $0 los ingresos de sus emprendimientos ligados al turismo, la empatía del #viajamañana es parte de esta campaña.

Las recomendaciones de la OMT se dividen en tres ámbitos
principales:
1) Gestión de la crisis y mitigación de sus efectos
2) Suministro de estímulos y aceleración de la
recuperación
3) Preparación para el futuro

si deseas conocer en detalle las propuestas de la organización puedes descargar el pdf aquí

Hoy el 96% de los destinos del mundo se encuentran con restricciones de viaje, nos queda a nosotros como viajeros esperar, pero no cancelar. El turismo y sus trabajadores requieren la reactivación cuando sea posible, sin ser un servicio o bien de primera necesidad, no existe duda alguna que los viajes pueden ser no solo una fuente importante de reactivación económica para muchas familias sino que también a nivel interno un gran aporte anímico al momento en que nuestras vidas regresen a la normalidad… o a esa “nueva normalidad”.

¿Dónde te gustaría fuera tu primer destino cuando se acabe el coronavirus? comenta 🙂

Déjame tu comentario